Hospital Clínico de Valladolid

“Si nuestros profesionales se sienten seguros, realizarán un trabajo de mayor calidad, lo que al final redunda en una mejor asistencia sanitaria a los pacientes”, afirma Luis Orejón, Director de Gestión y Servicios Generales del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Alrededor de 10.000 personas se mueven cada día por sus instalaciones, protegidas por el equipo de seguridad de Securitas desde hace casi veinte años.

El trasiego de personas es constante por los pasillos de este centro, inaugurado en los setenta y convertido con los años en un hospital de referencia a nivel autonómico y nacional. Al fin y al cabo, un hospital es como una pequeña ciudad, pero una habitada por personas con afecciones de distinto tipo y visitada por muchas otras que desconocen el lugar. En el caso del Clínico, son miles las que a diario recorren unas instalaciones donde anualmente se realizan 27.000 intervenciones quirúrgicas y 440.000 consultas.

En una mañana cualquiera, en el Clínico de Valladolid hay tantas personas como la población total de Medina de Rioseco, alrededor de 5.000 personas. Esto influye determinantemente en el servicio de seguridad, cuya complejidad es también fruto de la especial situación emocional de sus “ciudadanos”, con los pacientes y sus familiares a la cabeza, pero también de todos los “sectores” que operan dentro de esta pequeña ciudad. A la actividad sanitaria hay que sumar la hostelera, docente, investigadora y administrativa. El responsable de seguridad de este hospital vallisoletano, Luis Orejón, destaca la especial preparación de los profesionales de Securitas que forman el equipo de seguridad, que, en su opinión, “no se parece en nada a la de los vigilantes de una gran superficie comercial, un banco o una oficina”. “Éstos deben actuar en numerosas ocasiones como psicólogos, utilizando el diálogo y la capacidad de convencer para reconducir situaciones conflictivas. A mi juicio, esta función la realizan con verdadera eficacia y profesionalidad”, relata Luis Orejón.

Además, los vigilantes también ofrecen información a los usuarios, revisan el funcionamiento de determinados equipos y realizan la apertura de puertas, puesto que poseen llave de todas las dependencias. En este centro de Valladolid forman un equipo con una media de antigüedad de 12 años.

Contacte con nosotros
*
*

*
 

* Campo obligatorio